bailarinas.org.

bailarinas.org.

La evolución del tutú en el vestuario de la danza clásica

La evolución del tutú en el vestuario de la danza clásica

El tutú es uno de los elementos más icónicos del vestuario en la danza clásica. A lo largo de los años, este vestido de ballet ha sufrido una gran evolución. En este artículo, exploraremos cómo ha cambiado el tutú en términos de diseño, longitud, materiales y estilos a lo largo del tiempo.

Los primeros tutús

Los primeros tutús de ballet eran bastante diferentes a los que conocemos hoy. En el siglo XVIII, las bailarinas usaban faldas largas de seda con enaguas debajo. Estas faldas eran pesadas y dificultaban los movimientos. En 1832, el coreógrafo francés Jules Perrot necesitaba que las bailarinas pudieran moverse más libremente en el escenario, por lo que creó el primer tutú de ballet. Este tutú era corto, con varias capas de malla, lo que permitía que las bailarinas pudieran moverse con más facilidad.

A pesar de que el tutú de Perrot fue un gran avance, no era muy cómodo. Las bailarinas seguían sintiéndose incómodas y restringidas, y el tutú original no era muy resistente. Fue durante la segunda mitad del siglo XIX que el tutú empezó a evolucionar para convertirse en el icónico vestido de ballet que todos conocemos hoy en día.

El tutú romántico

El tutú romántico surgió en la década de 1830 y se popularizó en la década de 1840. Este estilo de tutú es más largo que el tutú original de Perrot y tiene una falda más amplia. Las capas de malla están separadas por cintas de seda, lo que da al tutú un aspecto más romántico y más suave.

El tutú romántico se usaba para ballets como Giselle y La Sylphide, que se centraban en temas románticos y mágicos. El tutú largo y etéreo ayudaba a las bailarinas a parecer más etéreas y sobrenaturales en el escenario. Además, el diseño más complejo del tutú permitía a las modistas que trabajaran en él con mayor precisión y detalle, lo que añadía un elemento de belleza a la prenda también.

El tutú clásico

El tutú clásico se popularizó en la década de 1880. Este tutú es más corto que el tutú romántico y tiene una falda más plana y rígida. Se compone de capas de malla y cintas que permiten que la falda tenga una forma redonda.

El tutú clásico se utiliza para ballets como El lago de los cisnes y La bella durmiente, que se centran en temas más clásicos y tradicionales. El tutú más corto y rígido permite a las bailarinas moverse con más facilidad sin que la falda se interponga en su camino. Además, este diseño es más resistente y duradero, lo que es importante para las bailarinas que realizan movimientos exigentes en el escenario.

El tutú pancake

El tutú pancake, también conocido como tutú plato, es una variante del tutú clásico que se popularizó en los años 50 y 60. El tutú pancake se caracteriza por tener una falda bastante corta y rígida que se extiende horizontalmente.

Este estilo de tutú se utiliza para ballets como Don Quijote y El corsario, que tienen elementos de ballet clásico y de folclore. El tutú pancake permite que los movimientos folclóricos sean más destacados y que los elementos de ballet clásico se luzcan más en el escenario.

El tutú español

El tutú español es un estilo de tutú que se utiliza en ballets como El sombrero de tres picos y Carmen. Este tutú se caracteriza por tener una falda llena de volantes y colores fuertes.

El diseño del tutú español refleja la cultura y la tradición de España. El movimiento y la elegancia del tutú contrastan con la rudeza y la pasión que se asocian con la cultura española. El tutú español es una pieza clave del vestuario en ballets que se centran en personajes y temas españoles.

Conclusiones

La evolución del tutú a lo largo de los años ha sido crucial para el desarrollo de la danza clásica. Cada estilo de tutú ha sido diseñado para satisfacer las necesidades de los ballets y coreografías específicas. El tutú ha permitido que las bailarinas puedan moverse con gracia y elegancia en el escenario, mientras que sigue siendo resistente y duradero. Además, el tutú se ha convertido en un símbolo icónico de la danza clásica que se reconoce en todo el mundo.

Es interesante ver cómo el tutú ha evolucionado y ha influido en la danza clásica a lo largo de los años. Es probable que sigamos viendo nuevas formas y diseños del tutú en el futuro, lo que seguirá inspirando a los coreógrafos y diseñadores de vestuario en todo el mundo.

  • Referencias
  • Anderson, Jack. The Tutu's Tale. The New York Times, 01 Ago 1999
  • Kaufmann, Rachel. Tutus, Toile & Taffeta. 2003. Amsterdam: Theater Instituut Nederland.
  • Redfern, Michael. The Tutu. L. Hill, 1952.